-¿Estás seguro de que va a funcionar? —Preguntó Miguel—.

-¡Claro que sí! —Exclamó Federico—. Todo está fríamente analizado, revisado y comprobado en cada una de sus partes durante cada fase de la producción. —Terminó con aires de haber dictado una clase magistral—.

-Toma. —Dijo entregándole una pieza—.

-Explícame qué veo aquí. —Dijo Miguel—. -Esta unidad está compuesta por dos piezas, la superior es un prisma de diamante que concentra la radiación sideral sobre la segunda parte, que es el platillo de carbonos, que absorbe la radiación y la conduce directo al transformador, tanto por cable como por rayo apuntable. La opción del cable se desarrolló pensando en usos auxiliares de emergencia.

-Muy interesante. —Dijo Miguel sin comprometerse con algo—. Y los niveles de energía aprovechable, ¿serán suficientes? Seguir leyendo “Colector de energía”